Menu

Historia de la Comuna

 

La comuna obtiene su nombre en relación Leftraru (del mapuzungun “trato veloz”), quien fue considerado uno de los grande estrategas durante la conquista española durante el siglo XVI.

El origen de esta comuna, que se ubica en un punto estratégico de la Provincia de Cautín, en la región de La Araucanía corresponde al establecimiento del fuerte militar que fundó el ministro Recabarren el 18 de febrero de 1881, período de plena fase de la ocupación de La Araucanía por el Estado chileno (Braun, 1967).

A partir de 1886, comienzan a llegar los primeros inmigrantes extranjeros a la comuna, enrolados por las Agencias de Colonización que funcionaban en Europa. De este modo, llegaron colonos suizos, alemanes, franceses y españoles, fundamentalmente. Con la llegada de comerciantes y principalmente de colonos extranjeros, arribaron también los conocimientos técnicos de explotación y elaboración mejorando el panorama.

Abundaron las viviendas en madera con piezas de generosas dimensiones, en las terminaciones predominó la madera sin elaborar, y tan sólo las habitaciones de los comerciantes más acomodados contaban con maderas más elaboradas para su revestimiento y pavimento.

El 22 de diciembre de 1891 se promulga el Decreto de Creación de la Municipalidad de Lautaro, cuyo territorio fue la Subdelegación 3.ª de Lautaro, del Departamento de Temuco, cuyos límites señala el decreto de 1.º de septiembre de 1887. En 1907, fue denominada capital del Departamento de Llaima, segregándola del Departamento de Temuco. En febrero de 1928 se constituye el nuevo Departamento de Lautaro, del cuál es su capital (Benedetti, 1965).

En este escenario histórico aparece en Lautaro el ingeniero Belga Gustave Verniory, encargado de la construcción del ferrocarril, quien hacia 1890 describe a Lautaro de la siguiente manera:
«Ya que estoy destinado a vivir muchos años en Lautaro, hagamos una descripción sumaria de la ciudad. 

Esta forma una especie de rectángulo muy largo y relativamente estrecho. Al centro está situada una inmensa plaza pública de 200 mts. de largo por 100 mts. de ancho.

En uno de sus costados transversales se levanta el cuartel, vasto caserón poco poblado en este momento; no contiene sino un destacamento de infantería y un pelotón de Caballería; encargado de mantener el orden en la ciudad y sus alrededores. El cuartel está adosado al Río Cautín. Es un río muy importante en tiempo de crecidas pues, sus orillas, están distante unos 300 mts., pero en tiempo normal tiene a lo más 100 mts. de ancho.

En tiempos de la conquista, hace unos diez años, se había colocado un puente colgante sobre el río, pero esta inutilizado. Ahora una «lancha», que es una balsa unida por un cable de fierro o polea que rueda sobre otro cable metálico tendido de una ribera a otra.

En el periodo que va de 1921 a 1960, Lautaro vivió una época de auge económico y cultural a causa de la  industrialización que llevaron a cabo algunos de los inmigrantes europeos, aprovechando las materias primas de la zona. Algunos de los establecimientos industriales de ese periodo fueron la curtiembre Rudloff, la hilandería de Francisco Faesh, la jabonera de Carlos Wilken, la fundición Dickinson y la Cervecera Alemana. Tal periodo de bonanza concluyó en la década de 1950, al aparecer nuevas tecnologías de producción que condujeron al cierre de esa clase de industrias. De este modo, el pueblo se sumió en una crisis económica hasta la década de 1960 (Benedetti, 1965).

 

A esta crisis económica, se suma el incendio que destrozó el Molino Grobb, que no sólo era un pilar a la estructura económica de la ciudad, si no que era el que abastecía a la ciudad de luz.


Posterior al terremoto de 1960 y con aporte de Estados Unidos, llega nueva infraestructura al centro urbano como el Hospital Llaima ejecutado en 1966 que permanece hasta hoy, conocido como “Abraham Godoy Peña”.


En 1974 Chile cambia la división político administrativa, pasando a un proceso de regionalización con lo que se crea la Novena Región de La Araucanía y la comuna de Lautaro (1976). Bajo esta nueva estructura territorial se designa el primer alcalde don Eusebio Villagrán (Villalobos, 1986). Lautaro entonces, comienza a impulsar un nuevo desarrollo con la aparición de industrias como Cecinas Lautaro (1979) y Grascal (1989).


A fines de los 90’ marca un hecho relevante para la ciudadanía de Lautaro la muerte del poeta nacido en 1935 en la comuna don Jorge Teillier Sandoval, que trascendió las fronteras con su poesía.